lunes, 28 de septiembre de 2009

montaÑAS de carameLO


Oye!, ahí estabas curiosa observando en tu montaña que ya se empieza a derretir, con sus frutillas y sus fragancias, helado quieto de tierra y marfil. Mientras tanto sigo detrás de un árbol, escondido de la sombra que nubla el tímpano del reloj.

No hay comentarios:

Publicar un comentario